UNA FOTO Y UNA HISTORIA = Un Largo Sueño

Una Foto y Una Historia = Un Largo Sueño. Ruta Antakari, Región de Coquimbo.

Desde hace unos dos años empecé a entusiasmarme con la fotografía nocturna. Tenía los conocimientos técnicos, pero no le había dedicado el tiempo necesario para salir a practicar.

Este camino por descubrir me enseñó rápidamente varias lecciones. Entre ellas, que hacer fotos de la vía láctea no tenía muchas complejidades técnicas ni tampoco demasiado interés para mi. No al menos como un único elemento en la imagen pues es distinta mi opinión cuando es usada como parte de una composición.

Me gustaban las fotos de estrellas y vía lácteas, pero siempre que hubiese algún elemento extra dentro del encuadre. Para decirlo en términos sencillos, las estrellas son un bonito fondo pero ahora la tarea era encontrar primeros planos interesantes para que la fotografía me resultara más atractiva.

Por esta razón he dedicado muchas de mis mañanas y tardes para recorrer diferentes sectores, con luz de día, en busca de elementos interesantes para retratar de noche. Entre mis cosas preferidas: viejas ruinas, cáctus y árboles.

Tomo nota de su ubicación y luego planifico una visita nocturna.

Uno de los últimos recorridos que hice fue a la Ruta Antakari (revisa acás fotos de mi recorrido). En el camino encontré una gran diversidad de árboles de formas llamativas. En particular llamó mi atención el de la foto. Ya de día se insinuaba como un sujeto interesante de fotografiar, con un aspecto muy peculiar.

TECNICA FOTOGRÁFICA USADA

Cuando llegué al punto de ubicación del árbol, ya tenía algunas ideas claras en mi cabeza. Haría una exposición en que el cielo no se viera demasiado claro, eso dotaría de sensación de misterio y mantendría el aspecto nocturno de la toma.

Hice varias pruebas inicialmente, tratando de encontrar el ángulo que más me gustara. Finalmente opté por no hacer un contrapicado tan bajo e iluminar con luz cálida para contrarrestar el balance de blancos frío que usaría (3200 kelvin, equivalente a Incandescente o Tungsteno dependiendo la cámara).

La última prueba de iluminación fue la que más me gusto. Después de iluminar a unos 45° de la cámara, desde la derecha, decidí probar iluminar desde un ángulo lateral muy trasero. Aporté luz tanto desde la derecha como desde la izquierda.

La iluminación fue dada con una pequeña linterna y desde muy abajo, para sacar texturas en el pasto y el suelo.

Cuando vi el resultado en mi cámara, mi sensación fue de que un ser encantado estaba despertando. Sus ramas laterales actúan como brazos levantados hacia el cielo, como estirándose para terminar de despetar tras un largo sueño.

Un amigo también imaginó que estaba dispuesto a dar un gran abrazo. ¿Qué imaginan ustedes?

CÁMARA: Nikon D750
LENTE: Nikon 17-35, f/2,8
EQUIPO ADICIONAL: El disparo fue hecho usando un control remoto y con la cámara sobre el trípode.
DATOS EXIF: ISO 800 – F/5,6 – 88 seg.
*** NOTA ESPECIAL: Exageré un poco con la oscuridad de la toma. Debí aclararla cerca de un punto en el revelado. Sería equivalente ha haber trabajado con un F/4,0 en vez de un F/5,6.

Mira más artículos de Una Foto y Una Historia pinchando acá.

This entry was posted in Una Foto y Una Hisotria and tagged , , .

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*