T

Tenía dos visiones en la cabeza. La primera, era fotografiar el bosque bajo la niebla. La segunda, era que los rayos de luz del sol pudiesen filtrarse entre la niebla regalando un momento de luz especial. Esto último no era más que una aspiración, sin seguridad alguna de que se diera. Pero en pedir no hay engaños, dicen por ahí.

Me arranqué unos días a Pichidangui para dormir un par de noches en el sector. El objetivo era fotografiar diferentes rincones del Choapa para conseguir algunas imágenes faltantes para completar la edición 2020 del calendario de Pared Paisajes y Rincones de la Región de Coquimbo.

En la planificación tenía programado visitar algunos sectores costeros, entre Pichidangui y Los Vilos, además de otros rincones. Tilama, el embalse de Culimo, y, en general, dar una vuelta por el Valle del Quilimarí.

Dentro del programa estaba también visitar un lugar que me había resultado esquivo veces anteriores: el cerro Santa Inés. ¿La razón? Me habían comentado que en su cumbre, imponente en la costa, existía un bosque valdiviano tipo Fray Jorge.

Había investigado un poco sobre el lugar, y visto algunas fotografías. Y mi entusiasmo por estar ahí sólo iba creciendo.

La luz se filtra entre la neblina y el tupido bosque del cerro Santa Inés.

Un Momento de Luz especial en un lugar especial

Tenía dos visiones en la cabeza. La primera, era fotografiar el bosque bajo la niebla. La segunda, era que los rayos de luz del sol pudiesen filtrarse entre la niebla regalando un momento de luz especial. Esto último no era más que una aspiración, sin seguridad alguna de que se diera. Pero en pedir no hay engaños, dicen por ahí.

A veces pasa que la naturaleza tiene regalos preparados. Y fue así que, ante mis emocionados ojos, viví uno de los momentos de luz más especiales que recuerde.

Fue sencillamente sublime. Mi emoción resulta evidente en mi voz (ver video). Y el bosque fue generoso, pues el fenómeno se extendió por largos minutos permitiéndome conseguir fotografías y además grabar este pequeño video que quiero compartir contigo.

Por cierto, las fotos las encuentras PINCHANDO ACÁ para ir mi galería llamada «Bajo La Niebla».

 

Hay 2 comentarios

  1. Maria Elena

    Hermosisimo alucinantemente celestial de los rayos entrando por los arboles maravilloso regalo de la naturaleza capturado por usted y muy agradecida por compartirlo con nosotros como tantas otras maravillas de sus trabajos gracias gracias.


Publicar un nuevo comentario

A %d blogueros les gusta esto: